Presiones


Las presiones en el sistema hidráulico.

En el sistema hidráulico se necesita el aceite en diferentes escalones de presión. Las válvulas reguladoras de presión y las válvulas magnéticas de regulación se utilizan para generar los necesarios escalones de presión.

Presión de trabajo.

La presión de trabajo es, con 25 bares, la más alta en el sistema hidráulico. Se genera mediante la bomba de aceite y también se aplica directamente detrás de la misma. Mediante una salida para presión cero controlada, la presión de trabajo se controla con la válvula reguladora de dicha presión. La regulación de la presión se efectúa en función de los impulsos del mando electrónico del cambio. Según la marcha a acoplar, se distribuye la presión de trabajo a uno o varios elementos del cambio. La distribución se efectúa mediante una válvula de conmutación. Con una marcha acoplada, la presión de trabajo se aplica al correspondiente elemento del cambio. Presión de válvula de conmutación Presión de válvula reguladora La presión de válvula de conmutación se ajusta de 3 hasta 8 bares mediante una válvula reguladora de presión. Esta presión alimenta las válvulas magnéticas de mando eléctrico. ¡IMPORTANTE! Las válvulas magnéticas de conmutación regulan, con la presión de la válvula de conmutación, las válvulas de conmutación pospuestas, las cuales regulan por su parte los elementos del cambio. La presión de la válvula de conmutación se ajusta asimismo mediante una válvula reguladora de presión, y es de 3 a 8 bares. Alimenta como presión de mando, mediante una válvula magnética de regulación, una válvula reguladora de presión pospuesta, p.ej., para el embrague de anulación del convertidor de par. Presión moduladora. La presión moduladora del motor es proporcional al par motor, es un espejo de la carga del motor. Según las informaciones de la electrónica del motor, la válvula de modulación (una válvula magnética de regulación) es activada por el mando electrónico del cambio y genera la presión de modulación: Esta es de 0 a 7 bares. La presión moduladora llega a la válvula reguladora de presión de trabajo, influyendo así sobre la altura de la presión de trabajo. Presión de mando Presión de engrase La presión de mando es de 6 a 12 bares. Se utiliza, durante el cambio de marcha, en el elemento de acoplar. La presión de mando la ajusta el mando electrónico del cambio mediante una válvula magnética de regulación y una válvula reguladora de presión. Al finalizar el acoplamiento de la marcha, la presión de mando se sustituye en el elemento del cambio por la presión de trabajo. La presión de engrase es de 3 a 6 bares. Ella alimenta el convertidor de par. El aceite fluye a través del convertidor de par, del radiador de aceite y de todos los puntos de lubricación del cambio automático. Presión para embrague de anulación del convertidor de par. La presión se ajusta mediante una válvula magnética de regulación y una válvula reguladora de presión y se regula mediante el mando electrónico del cambio automático. Varia de 3 a 5 bares. La presión se ajusta según el par motor a transmitir.


Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +