Noticias


Síntomas de un cambio automático que necesita atención.

El síntoma más claro y evidente de que algo le ocurre a nuestro cambio automático debería ser fácilmente perceptible por el conductor: cambia demasiado pronto o demasiado tarde, el motor parece tener menos potencia de lo normal, hay que acelerar mucho para iniciar la marcha, cambio brusco, etc.


Lo primero que hay que revisar es el nivel del fluido ATF (algunos cambios con la varilla del nivel, y otros por rebose).

 

Un nivel bajo degradará las prestaciones del cambio y un nivel extremadamente bajo provocará la inmovilización del vehículo: por mucho que aceleremos con la marcha metida, el coche no se moverá.

 

Lo segundo es llevar a cabo el cambio de fluido cada 60.000 Km., aunque el fabricante diga que es de por vida “Lifetime”. Al haber fricciones dentro de la caja de cambios automática, existe un desgaste de los embragues. La materia de desgaste “ferricha” intoxica el aceite y éste pierde poco a poco sus propiedades. Todas las cajas automáticas tienen un filtro y un imán que atrae éstas partículas. Si nos creemos al fabricante, entonces ¿por qué pusieron ahí el imán y el filtro?

 

Hacer el mantenimiento de cambio de aceite y filtro es una inversión muy pequeña que nos garantizará la prolongación de la vida útil de nuestro cambio automático. Con un filtro de aceite ATF limpio conseguimos un rango de las presiones de la caja de cambios óptimo, precisamente la  misión del ATF (Automatic Transmission Fluid) es: la entrega del par en el convertidor, funcionamiento de la gestión hidráulica y accionamiento del resto de elementos del cambio. También juega un papel importante respecto a la fricción de los elementos, y actúa como refrigerante y lubricante. El rango de temperatura para el ATF está entre los -30ºC hasta un máximo de 180ºC, aunque nunca se llegará a estas elevadas temperaturas ya que nuestra caja de cambios dispone de un sensor de temperatura que si supera los 130ºC, se nos pondrá en programa de emergencia para evitar daños por recalentamiento en los conjuntos de embragues. Si esto pasa, deberá ir inmediatamente al taller para chequear el coche. Una de las causas de avería en una caja de cambios automática es el envejecimiento del fluido ATF, influyendo no solamente en la viscosidad del aceite, sino también por la absorción de humedad, favoreciendo la corrosión de los elementos de la caja de cambios automática, acabando en la mayoría de averías graves.

 

La mejora en el tacto y suavidad después del cambio de aceite y filtro es evidente, y probablemente prevendrás futuras averías mucho más costosas en un futuro no muy lejano.

Los vehículos que circulan mayoritariamente por ciudad, o que arrastren un remolque deben estar más pendientes del cambio que otro que utilice su vehículo para hacer trayectos largos (la caja de cambios, al igual que el motor, los frenos, etc.., trabaja mucho menos, y tiene un desgaste menor).

 

Pero ¡¡¡CUIDADO!!! ¿Cómo se realiza la tarea de sustituir el aceite (ATF) del cambio automático?

La mayoría de cambios de fluido (ATF) “por no decir todos” se realizan por vaciado a través del tornillo ubicado en el cárter de la transmisión automática. Esta práctica extendida NO ES UNA BUENA OPCIÓN, puesto que solamente se consigue extraer una parte del fluido deteriorado (según el modelo de caja de cambios), siendo completamente imposible vaciar el convertidor de par, en cualquier modelo de caja de cambios automática.

 

Mediante el método de vaciado TTA-TM (patentado por nuestra empresa), se consigue sustituir hasta el 97% (demostrado-demostrable) además de ser posible cambiar el fluido ATF a todos aquellos cambios sin varilla y aquellos a los que no se puede cambiar el filtro (por no tener acceso) potenciamos los efectos positivos del cambio del fluido mediante una limpieza interior arrastrando todos los depósitos acumulados.

 

No menos importante es utilizar siempre ATFs homologados por el fabricante de la caja de cambios automática. Existen muchos fluidos ATF más empleados y conocidos, aunque no estén homologados por el fabricante. Desde nuestra empresa desaconsejamos el uso de estos, pues perderíamos la razón en caso de una futura avería, y el fabricante no se haría cargo de la reparación.




Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +