Noticias


¿El aceite del cambio automático es de por vida?

Constructores de vehículos, publicitan que los cambios automáticos de sus vehículos incorporan los ATFs “Lifetime” (por vida), sin tener en cuenta la inevitable formación de depósitos residuales.

 

Sobre la práctica podemos asegurar, que dichos depósitos son causa de diversas disfunciones en la calidad de los cambios; como por ejemplo: Disminución de la potencia al salir ó resbalamientos del embrague del convertidor de par etc. Siendo el vehículo más susceptible, aquellos que circulan mayoritariamente por ciudad, recorridos cortos ó los que suelen arrastrar un remolque. Un mantenimiento adecuado, alarga considerablemente la vida útil del cambio automático.

 

El valor de fricción de los conjuntos de embragues se mantiene con valores constantes dilatando su efectividad. Con un filtro de aceite ATF limpio conseguimos un rango de las presiones del la caja de cambios óptimo. Precisamente, la misión del ATF (Automatic Trans Fluid) es la entrega del par en el convertidor, funcionamiento de la gestión hidráulica y accionamiento del resto de elementos de cambio. Otra de las misiones del ATF y no menos importante es la influencia en la fricción de los elementos; como refrigerante y lubricante. El rango de temperatura para el ATF esta entre los ca. -30ºC hasta un máx. de 400ºC.

 

Una de las causas de las averías de una caja de cambios automática radica en el envejecimiento del aceite ATF, influyendo no solamente en la viscosidad del ATF, sino también en la absorción de humedad, favoreciendo la corrosión de los elementos de la caja de cambios automática, y ocasionando, en la mayoría de los casos, graves averías.

 

Los elementos de salida son de metal, y las partículas que desprende el recubrimiento de los embragues de fricción se depositan en todo el sistema entorpeciendo la función del las delicadas electro válvulas (que en frío ó caliente pueden encallarse), obstruyendo el circuito del aceite ATF, comenzando ya en el filtro, pasando por la unidad hidráulica de gestión y el convertidor de par.

 

Todo lo anteriormente expuesto, puede acortar “en mucho” la vida útil de una caja de cambios automática.Solamente a través de “una sustitución total del ATF del cambio automático” se consigue la eliminación de los depósitos formados.

 

Si el fabricante no recomienda intervalos de mantenimiento más cortos, la sustitución del ATF se deberá realizar (dependiendo en las condiciones que se han recorrido los Km.) entre 40 – 70.000 Km. ó cada 2 – 4 años, ya que un ATF viejo carece de la eficiencia de sus aditivos.

 

No obstante (según cómo están construidas) en algunas cajas de cambios automáticas no es posible vaciar el contenido del convertidor de par si este no dispone de un tornillo de vaciado. (Pero aunque exista tal tornillo no se consigue liberar los depósitos. Es ahí donde radica la diferencia entre dejar caer el ATF ó efectuar un lavado en donde conseguimos la disolución y posterior arrastre de los depósitos formados).

 

 Las cajas de cambio en las que su convertidor de par no dispone de un tornillo de vaciado (la mayoría, en las de última generación) son la más recomendadas para efectuar un lavado y cambio del ATF mediante el método TE-TTA. No solamente se consigue una rápida y total sustitución (97%) del ATF sino que, mediante el aditivo previo al cambio de aceite, se consigue una exhaustiva limpieza de todos los elementos del cambio automático.

 

 Todo esto recobra vital importancia en climatologías altas, es decir, durante el verano en países especialmente calurosos como puede ser el nuestro.

 

Criterios técnicos documentados.




Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +